sábado, 20 de noviembre de 2010

rioplatenses

fotografía: Cecilia

Pan de Azúcar es una hermosa, apacible y pequeña ciudad a 45 kilómetros de Maldonado / Punta del Este y a 10 minutos de Piriápolis, Su ubicación privilegiada en medio de "todo" a pocos minutos de "cualquier parte" en Maldonado hace que a pesar de las cercanías de lugares turísticos muy populares, un pueblo tranquilo, donde los días pasan lentos para disfrutar, vivir, y "despegarse" de la vorágine del ruido, el humo, la prisa, los escaparates tentadores y otros que nos abruman a diario.




Orígenes del tango

Fragmento de un comentario realizado por el profesor Nelson Guerra en emagister.com



"Te cuento al respecto: El candombe, ese ritmo africano, originalmente constaba de tres toques diferenciados. Correspondían a tres danzas, más rituales que festivas. Sus nombres eran:

Calonda, Tango y candombe.

El ritmo denominado tango, correspondía a una danza de subido erotismo, se bailaba en parejas, y era más bien lento en comparación con lo exaltado de los otros dos.

El conjunto se denominaba "Candomblé" y a través de deformaciones quedó en el actual candombe.

Algo parecido ocurre con la milonga, cuyo nombre es también una corrupción de "mironga", que en yoruba significa "misterio".

Ese tango primigenio, se bailaba en fechas precisas, y al son de los tambores, en los barrios por entonces periféricos de Montevideo, como Palermo y Sur, y en sus similares de Buenos Aires, principalmente en San Telmo. Allí, en Buenos Aires fue donde comenzó una diferenciación que evolucionaría hacia el tango actual, mientras en Montevideo permanecía el candombe como tal.

Un proceso de asimilación de instrumentos europeos, más el aporte melódico y la estética netamente europea de dichas melodías, fue construyendo algo que, por entonces, no hacía diferencia alguna entre lo que hoy es tango por un lado y milonga por otro. Y hasta ese momento eran solo música. Su ejecución no requería cantante puesto que no incluía versos. Seguía siendo música y coreografía.

La habanera hace un aporte fundamental, por cierto.

Y allí es cuando el tango comienza a perfilarse , y lentamente a distanciarse de la milonga.

Originalmente el tango se tocaba con dos músicos solamente, guitarrista y flautista. Ambos instrumentos también comenzaron a ser sustituídos, por violines, pianos, contrabajos, etc. Hasta que la llegada del bandoneón, de origen alemán, concluye por conformar la orquesta llamada "típica".

Un poco antes de eso, el baile del tango fue prohibido, porque había adoptado del vals alemán, que los bailarines se enlazaran. Eso llevó a que, ante las peculiaridades rítmicas de la música, los bailarines debieran abrazarse, en lugar de enlazarse, o de lo contrario resignarse al pisotón constante.

Cosa que alarmó en exceso a ciertas personalidades y sacristías, y entonces el baile del tango fue prohibido. Era intolerable para la decencia y las buenas costumbres que un compadrito metiera una de sus piernas entre las de su compañera, en clarísimo retorno al endemoniado y concuspicente "tango" del candombe.

Y finalmente llegaron los toques finales, que no fueron ni españoles, ni africanos, sino italianos. Especialmente fueron los inmigrantes napolitanos los que le aportaron el caracter final, con espíritu de canzonetta.

A poco de andar también le dieron letra. Versos de caracter eminentemente italiano, y como no podía ser de otro modo, impusieron al tipo de cantante, en la impostación y en el gesto. "


Gracias profesor !




la voz de Malena ..

martes, 16 de noviembre de 2010

soy otra tú


fotografía: Cecilia (album mi ciudad, en NAA)


Dicen que dicen las Mayas “ill da quesh”, soy otra tú.

plaza 8 de marzo
parque España
Rosario, Argentina

las imagenes impresas son fotos de Sandra Cabrera y Romina Tejerina

martes, 9 de noviembre de 2010

Detrás de aquella puerta


En algún lugar del gran muro inconcluso está la puerta,
aquella que no abriste
y que arroja su sombra de guardiana implacable en el revés de todo tu destino.
Es tan sólo una puerta clausurada en nombre del azar,
pero tiene el color de la inclemencia
y semeja una lápida donde se inscribe a cada paso lo imposible.
Acaso ahora cruja con una melodía incomparable contra el oído de tu ayer,
acaso resplandezca como un ídolo de oro bruñido por las cenizas del adiós,
acaso cada noche esté a punto de abrirse en la pared final del mismo sueño
y midas su poder contra tus ligaduras como un desdichado Ulises .
Es tan sólo un engaño,
una fabulación del viento entre los intersticios de una historia baldía,
refracciones falaces que surgen del olvido cuando lo roza la nostalgia.
Esa puerta no se abre hacia ningún retorno;
no guarda ningún molde intacto bajo el pálido rayo de la ausencia.
No regreses entonces como quien al final de un viaje erróneo
–cada etapa un espejo equivocado que te sustrajo el mundo–
descubriera el lugar donde perdió la llave y trocó por un nombre
[confuso la consigna.
¿Acaso cada paso que diste no cambió, como en un ajedrez,
la relación secreta de las piezas que trazaron el mapa de toda la partida?
No te acerques entonces con tu ofrenda de tierras arrasadas,
con tu cofre de brasas convertidas en piedras de expiación;
no transformes tus otros precarios paraísos en páramos y exilios,
porque también, también serán un día el muro y la añoranza.
Esa puerta es sentencia de plomo; no es pregunta.
Si consigues pasar,
encontrarás detrás, una tras otra, las puertas que elegiste.


Olga Orozco
(De La noche a la deriva, 1983)

.............................................................................................................................................................
Olga Orozco(1920-1999) nació en La Pampa, Argentina. Entabló una estrecha amistad con los poetas Alejandra Pizarnik, Norah Lange y Oliverio Girondo, estos últimos nucleados en torno a la estética surrealista. Colaboró con los suplementos culturales de Clarín y La Nación, y en las revistas Canto –órgano de difusión de la Generación del ´40– y Claudia, una publicación para mujeres. Entre sus obras cabe destacar Las muertes, Los juegos peligrosos, Museo salvaje, Cantos a Berenice, Mutaciones de la realidad, La noche a la deriva, En el revés del cielo y Con esta boca, en este mundo. En 1998 ganó el VIII Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

tanka



hallo certezas
de tu amor sin excusa
en mis defectos
¿qué podría ocultarte ?
si lo has tomado todo ..
a J.